¿Cuál es la mejor almohada para embarazada y cojín de lactancia del 2021?

Tanto el embarazo como a amamantar al bebé suponen una experiencia única en la vida de cualquier mujer, pero cuando la barriga va creciendo y esos cambios ya pesan (nunca mejor dicho), es difícil adoptar una buena postura para dormir. De ahí la importancia de contar con la mejor almohada para embaraza y cojín de lactancia. 

Los dolores de piernas, caderas y demás son problemas frecuentes que les toca sufrir a las embarazadas y que muchas veces les complica coger el sueño, pero, como decimos, estos artículos son la solución.

Vamos a ver en qué consisten exactamente y todos sus beneficios. Te mostraremos también los modelos más interesantes que podrás adquirir a través de Amazon para que llegado el momento de su compra no tengas que calentarte también la cabeza con este asunto. ¿Te apuntas? Pues vamos allá…

Almohadas para embarazadas y cojines de lactancia
Almohada embarazada y cojín de lactancia

1. Bamibi – La que se vende como rosquillas

¿Por qué será la almohada que prefieren la mayoría de mujeres embarazadas? Apostamos a que por su comodidad, y es que nada más hay que verla. Este artículo está confeccionado con materiales de primera calidad: relleno 100% de poliéster y funda 100% de algodón, en color gris claro con corazoncitos.

La Bamibi lleva una cremallera invisible para quitarla y lavarla, así como un broche el cual unir sus extremos. De ese modo podrás darle diversos usos: como “flotador” alrededor de tus caderas para sentarte encima a tu bebé a la hora de darle el pecho o el biberón, o bien para hacerle un cómodo nidito en el cual dormir sobre el sofá, la cama o incluso el césped…

Si la dejas estirada, podrás dormir cómodamente colocándote de lado y descansando el vientre sobre ella. En el precio se incluye un cojincito más pequeño para el pitufo de la casa.

Este producto no emite ningún crujido ni mínimo ruido que pueda altera vuestro sueño. Tiene buenas dimensiones y también está disponible con otros colores y estampados. No nos extraña que sea uno de los modelos más vendidos, porque es muy versátil y una cucada total.

Cojín para lactancia embarazadas

2. Totsy Baby – A bajo coste

Si tu presupuesto es corto y necesitas algo más económico, no lo dudes, porque este es uno de los cojines de embarazo con forma de C más baratos que existen. Con su forma alargada, el Totsy Baby es un buen aliado para dormir de lateral, distribuyéndose así mejor el peso del abdomen.

En esta ocasión, en lugar de broche trae cordones para atar sus extremos de manera que te sirva como cojín de apoyo y cuna para tu hijo. Hablamos de un artículo que pesa 1,3 kg y tiene un tamaño XXL. Esto es algo muy interesante cuando tienes un bebé ya más grandecito.

Este modelo lleva un relleno hipoalergénico y elástico para adaptarse perfectamente tanto a ti como a él. Tiene un bonito diseño con funda en suave algodón blanco con estrellas azules, el único problema es que esta funda no es extraíble, pero tampoco lo vemos un mal mayor, ya que puede meterse entero en la lavadora y lavarlo hasta 30º de temperatura.

Teniendo en cuenta lo que cuesta, no está nada mal tampoco. Además, lo encontrarás en otros 10 colores a elegir, y es que cada persona tiene sus propios gustos…

Almohada para embarazadas

3. Queen Rose – Una almohada con forma de U para echarse a soñar

Quizás seas una de esas personas que no se conforman con cualquier cosa y apuntan siempre a lo más alto. Si es así, toma nota de este modelo, pues te va a encantar.

La Queen Rose cuenta con un relleno prémium de polietileno bionic, extra suave, de alta densidad y sin olor. Hablamos de una fantástica almohada para embarazadas, con funda de algodón gris extraíble y lavable a máquina.

Este ejemplar mide 165 x 80 cm, es decir, es bastante más larga de lo normal, por lo que podrás darle usos variados: como soporte para la tripa en la cama, para leer o ver la televisión en el sofá, para sostener a tu bebé en brazos más cómodamente, etc.

Sin duda, uno de los cojines de lactancia más recomendables.

4. Niimo Gamma – La de mejor relación calidad precio

Continuamos el ranking de mejores almohadas para el embarazo con un artículo al que también se le saca mucho provecho. La Ninno Gamma llama la atención por su preciosa funda 100% de algodón fresco y suave, en color rosa con corazones blancos (hay una alternativa en gris).

Dicha funda se puede quitar para lavarla. Este modelo tiene una particularidad, y es que se está compuesto por tres piezas con opción de unirlas o separarlas mediante cremalleras.

Así pues, se convierte en un producto multiusos que se adapta a las necesidades de cada momento, pues hay zonas sin acolchado para colocar el brazo por debajo más cómodamente.

El relleno de la Ninno Gamma es de poliéster firme pero moldeable a su vez. La aconsejamos totalmente.

5. Koala Hugs by Koala Babycare – Para llevarla a todas partes

Terminamos la lista con otra almohada ergonómica para embarazadas que superará tus expectativas, de la cual no querrás prescindir desde el momento en que la pruebes.

Gracias a su relleno especial 100% de fibra de poliéster siliconada, es un complemento ideal para aliviar las tensiones de las lumbares, caderas, hombros, piernas y demás. Este modelo también se puede utilizar como reductor de cuna y a la hora de alimentar al bebé para que descanse más cómodamente en tu regazo.

La Koala Hugs de la marca Koala Babycare tiene una funda de algodón 100% en color gris con lunares blancos, con cremallera invisible. Además, lleva lazos para cerrarla en forma de herradura, transformándose así en un nido o hamaca súper confortable para él.

Este artículo pesa 1,65 kg y cuenta con certificado OEKO TEX 100, hipoalergénico e IGR (ergonómico).

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un buen cojín de lactancia?

Ya has visto dónde comprar cojines de embarazo de buena calidad, por lo que te recordaremos en este apartado los puntos principales en que deberás fijarte antes de la elección.

1. El material de relleno – Buscando siempre la practicidad

Estos productos no solo son de distintos tamaños y formas; los materiales con que están rellenos también pueden variar de unos modelos a otros. Los más comunes son de espuma, perlas y fibras de poliéster, aunque también los hay de plumas o de algodón.

En este aspecto, los más recomendables son los de fibras de poliéster, por aquello de que son más ligeros de peso, no se deforman ni hacen ruido al moverse y se pueden meter en la lavadora.

2. La composición de la funda – Lavable y de buena calidad

Esta puede ser de poliéster o de algodón. Es preferible el algodón porque es un tejido fresquito y transpirable. Por supuesto, es fundamental que la funda pueda extraerse fácilmente para lavarse. Si además lleva algún tratamiento anti alérgico, mucho mejor.

3. El tamaño – Grande, ande o no ande

Lo ideal es que sea más bien grande, y es que así le sacarás más partido. Te servirá para dormir durante el periodo de gestación, para darle el pecho a tu peque y muchas otras cosas.

4. La firmeza – Para alcanzar la posición correcta

Se trata de que este soporte ayude a mantener la espalda bien recta para evitar el dolor en esa zona del cuerpo; una de las que más se resienten durante esta época de la vida de las mamás.

El nivel de firmeza está ligado al material de relleno de los cojines y su densidad. Busca uno con buena flexibilidad pero que no sea muy blando para que no se quede como un flan con el tiempo.

Los de perlas de poliestireno son excelentes en cuanto a adaptabilidad, mientras que los que están rellenos de fibra siliconada son más firmes. Los hay que incluso ofrecen la opción de quitarle parte del relleno si nos resulta demasiado duro.

5. El diseño –  ¿Trae algún extra?

En este punto, deberás valorar los accesorios que trae el artículo, como por ejemplo cuerdas para cerrarlo o amarrártelo a la espalda y cojines para las cabecitas de los bebés. Observa también si, por sus características, te resultará fácil de transportar, aunque esto depende básicamente del uso que le vayas a dar.

¿Qué tipos de almohadas para la lactancia existen?

En base a su forma, podemos dividirlos en dos grupos:

Cojines con forma de C o de herradura, nos recuerdan precisamente a esto último. Están diseñados específicamente para la lactancia, pero también te servirán hasta que tu bebé tenga cerca de un año, para sentarlo o recostarlo encima.

Cojín con forma de serpiente o de churro, estos modelos suelen ser más largos y no tienen una forma determinada como tal. Son más versátiles, pues sirven para sentarse, acomodarse en la cama, de base para las piernas…

 ¿Qué otros usos tiene un cojín para embarazada?

Estas curiosas almohadas son muy prácticas en las 2 etapas:

A lo largo del embarazo

  • Ayudan a dormir en una postura más cómoda y correcta, es decir, tumbada sobre el costado y con las rodillas flexionadas ligeramente. De esta manera, se previene la hinchazón de las piernas y el bebé no ejerce ninguna presión sobre los órganos internos.
  • Contribuyen al descanso de las piernas. Si las estiras y lo colocas bajo estas, te aliviarán la hinchazón y las típicas molestias de la gestación.
  • Sirven para sentarse colocándolo alrededor de las caderas. De este modo se convierte en un buen apoyo lumbar para que las vértebras no se “aplasten”.

Después del parto

  • Para sentar al peque y que pueda estar erguido sin problema de que se caiga o se haga daño en la cabecita.
  • Acostando al crío sobre él, bocabajo. Así ejercita y fortalece los músculos de su cuello y espalda al tratar de levantar la cabeza.
  • Colocándolo en un lado de la cuna como si fuese una chichonera para prevenir que se golpee contra la madera o los barrotes.

Hemos terminado. Esperamos que esta guía enfocada en la mejor almohada para embarazada y cojín de lactancia te haya resuelto todas tus dudas y te haya ayudado con tu compra.

Comparativa de las mejores almohadas para embarazadas y cojines de lactancia del mercado

La más vendida

Bamibi

La que nos pedimos

Queen Rose

Almohada para embarazadas

La más barata

Totsy Baby

Cojín para lactancia embarazadas