Saltar al contenido

¿Cuál es la mejor silla ergonómica del 2021?

En estos tiempos en que pasamos tantas horas frente a un ordenador por motivos varios, disponer de una buena silla ergonómica es la clave para no terminar resintiéndonos de la espalda y los riñones.

Son fantásticas para niños y adultos: para estudiar, para la lectura, para trabajar… hasta para estar cómodamente viendo la tele en casa o jugando a la consola. Su impresionante diseño se traduce en una correcta postura de la columna vertebral.

Altas, bajas, caras, baratas… lo cierto es que no podemos quejarnos porque tenemos infinidad de ellas para elegir. Y entre tantas, nosotros hemos elaborado este post para dejar patente cuál es la mejor silla ergonómica de 2020, de modo que, si quieres conocerla, no te pierdas los detalles…

Sillas ergonómicas
Sillas ergonómicas

1. Silla Songmics – La elegida por la mayoría

Podría decirse que se trata de “la reina” de las sillas ergonómicas para el trabajo, puesto que es el modelo preferido por la mayoría de los usuarios. Elaborada con materiales de gran calidad, la Songmics es robusta, muy resistente y sencilla de limpiar.

Su asiento tiene un relleno de esponja extraguesa, cómoda y de buena elasticidad, por lo que no se deforma así como así. Esta silla está diseñada con 5 patas con silenciosas ruedas de poliuretano, y giratorias a 360º. 

Además, cuenta con apoyabrazos, bandeja de metal y cilindro de gas. La base, en forma de estrella, tiene un diámetro de unos 70 cm aproximadamente. De sus ventajas, destacamos que tiene un mecanismo de ajuste de altura y que se puede bloquear en posición recta.

La altura total es de 111-121cm, y la del asiento 45-55 cm. El único inconveniente de la Songmics es que no resulta tan cómoda para personas muy altas, porque su respaldo mide 71 cm de altura.

Nuestra conclusión:

Gusta mucho por su elegante diseño acolchado en color negro. Es el modelo clásico de sillas de despacho ergonómicas.

PROS

  • Viene con tornillos y rueda de repuesto
  • Sus ruedas no arañan ningún tipo de suelo
  • Estable, de calidad y duradera
  • Se puede pagar en 4 cuotas

CONTRAS

  • Para personas muy altas el respaldo es bajo

2. Silla IntimaTe – Precio asequible

Ojo, ya se sabe que las cosas buenas se pagan caras, pero también puedes hacerte con una silla ergonómica para trabajar a precio low cost sin que por ello tengas que arrepentirte de tu compra. Qué mejor ejemplo de esto que la IntimaTe, con su sistema de giro, reposacabezas, apoyabrazos.

Puede soportar un peso de hasta 130 kilos, y cuenta con mecanismo de ajuste para la altura del asiento (45-54,5 cm) y la inclinación, lo que favorece el relax. Está fabricada en un textil agradable y que además te proporciona frescura.

Hablamos de un sillón resistente y duradero, y muy fácil de montar en tan solo 10 minutos, dado que trae los accesorios enumerados para que las piezas no se pierdan, así como manual y herramienta.

La única peguilla es que, aunque cuenta con zonas alcolchadas, el asiento de la IntimaTe no es muy profundo, pero bueno… en algo tenía que notarse la diferencia.

Nuestra conclusión:

Para el precio que tiene, que además puede pagarse a plazos, puede decirse que se trata de una de las mejores sillas giratorias para oficina que existen.

PROS

  • Soporta hasta 130 kilos
  • Tiene un bonito diseño
  • Su montaje es sencillo
  • Puede pagarse en 4 meses

CONTRAS

  • El asiento no es muy grueso

3. Silla giratoria CLP Kolumbus – Una pasada de sillón

Si eres una de esas personas que valoran mucho la cuestión estética a parte de la funcionalidad, sin lugar a dudas la silla ergonómica CLP Kolumbus es la tuya. Elegante, moderna y decorativa, es regulable en altura, su asiento es giratorio y su respaldo cuenta con un mecanismo de balanceo.

Por otra parte, tiene 5 ruedas deslizantes, lo que facilita la libertad de movimientos. El soporte, en forma de cruz, es de metal de aspecto cromado brillante. Esta espectacular silla de oficina tiene las siguientes medidas: Altura: 105 – 115 cm. Ancho: 58 cm. Profundidad: 66 cm. 

Altura del asiento: 48 -58 cm. Superficie del asiento (AxP): 50 x 49 cm. Altura del respaldo (desde el asiento): 61 cm. Altura del reposabrazos: 66 – 70 cm. Su peso es de 15 kilos y puede soportar una carga máxima de 136 kilos.

La CLP Kolumbus está disponible en negro, blanco, crema, marrón, gris y rojo. Para gusto los colores, y todo un gusto tenerla en casa… porque no hay quien le encuentre un inconveniente.

Nuestra conclusión:

Aquellos que piensan que merece la pena hacer una buena inversión con tal de tener una silla cómoda para el trabajo, y además bonita y duradera, apuestan por la Kolumbus sin pensárselo dos veces.

PROS

  • Es una preciosidad
  • Está disponible en varios colores
  • Sus materiales son de máxima calidad
  • Se puede pagar en 4 cuotas

CONTRAS

  • No podemos decir nada en su contra

4. Diablo V-Basic – Moderna y funcional

Con un diseño más actual, el marco de la Diablo V-Basic está construido con un robusto aluminio revestido, y el asiento y el respaldo van recubiertos con una malla transpirable que se resiste a la abrasión.

Dispone de reposabrazos ajustables para proporcionar mayor comodidad y se adapta perfectamente a cualquier tipo de escritorio. Cuenta también con un reposacabezas para eliminar la tensión provocada en el cuello por la cantidad de horas sentado, soporte lumbar flexible, e incluye un sistema de inclinación al objeto de ajustarla a la espalda.

Entre sus puntos más favorables, decir que este sillón ofrece un soporte de hasta 150 kg y tiene un resorte de gas que cuenta con un nivel 4 de seguridad. Su altura total es de 139 cm, en la que el respaldo tiene entre 64 y 68 cm; mientras que el asiento es 50 cm de profundo y 50 cm de ancho.

En resumidas cuentas, todo un lujo de silla para el trabajo y el estudio, de la cual lo menos positivo es que cuesta un poco de trabajo armarla por su complejidad. Todo será cuestión de echarle algo de paciencia al asunto, y listo.

Nuestra conclusión:

A pesar de ser una silla ultramoderna, encaja bien en cualquier ambiente: oficinas, salas de conferencias y de estudio.

PROS

  • Resiste hasta 150 kg de peso
  • El diseño es chulísimo
  • El tejido es malla transpirable
  • Se puede pagar en 4 plazos

CONTRAS

  • Es un poco complicada de montar

5. Gaming Tec Take 800030 – Máximo confort

Este modelo encanta a los más jóvenes, y es que se trata de una de esas vanguardistas silla gaming que tanto llaman la atención por su peculiar diseño de aspecto deportivo y forma ergonómica.

El respaldo mide aproximadamente 52 x 66 cm, el asiento 52 x 50 cm, y la altura del asiento al suelo oscila entre 46 y 56 cm. En cuanto a su peso es de unos 15 kilos más o menos.

La Gaming Tec Take 800030 es ajustable tanto en altura como en inclinación, amén de muy cómoda y estable al estar dotada de robustos reposabrazos y una base en forma de estrella. Sencilla de montar, está provista de ruedas y de capas textiles transpirables.

Lo más llamativo de esta silla gaming es posiblemente su acolchado extragrueso y sus llamativos colores a dúo; negro-rojo, negro-azul, negro-blanco, negro-burdeos, negro-gris, negro-naranja, negro-púrpura o negro-verde. De todas formas, también tienes la posibilidad de llevártela en negro por completo.

Por ponerle una pega, diremos que sus acabados no son tan finos como el de otros asientos ergonómicos para escritorio, pero claro…la Tec Take es más bien para lo que es, o sea, para que los chicos le den un buen trote.

Nuestra conclusión:

Este sillón para videojuegos nos parece una auténtica pasada. No hay necesidad de sentarse en él para ver lo confortable y sólido que es. Calidad y precio se dan cita en este modelo.

PROS

  • Elaborada con materiales contra el sudor
  • Extra acolchado de gran calidad
  • El respaldo es bastante alto
  • Se puede pagar en 4 veces

CONTRAS

  • Sus acabados no son tan finos

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar la mejor silla de escritorio ergonómica?

Maravillosas todas, ¿verdad? Es posible que ahora que las conoces mejor, te haya entrado el gusanillo de por fin comprar una silla ergonómica con ruedas. Nos parece genial, pero no olvides fijarte en aquellos aspectos más importantes que te vamos a recordar por aquí:

El asiento

Lo fundamental es que sus medidas se ajusten bien a tus muslos y caderas. Si este es muy estrecho, te sentirás en él como las sardinas enlatadas (sin poder moverte). Por el contrario, si escoges uno muy ancho, te imposibilitará apoyar los codos en el reposabrazos como es debido.

Cuida que su borde sea curvado y con una ligera inclinación hacia abajo. Además, que no sea muy alargado.

El respaldo

Las butacas ergonómicas están disponibles con y sin respaldo. Las que no disponen de él también garantizan una postura correcta de la espalda, aunque no resultan tan cómodas por aquello de que no podrás echarte hacia atrás y descansar cuando el cuerpo te lo pida.

El soporte lumbar

La mayoría de este tipo de asientos viene con una pieza abultada e integrada en el respaldo (en la parte inferior frontal) que hace de soporte para la parte baja de la columna. 

Se trata de que la silla en cuestión se adapte a ti y no a la inversa. Por tanto, cuida que este soporte se ajuste a tu espalda, porque de lo contrario tu compra será un fracaso al no sentirte cómodo en ella.

El acolchado

Dicen que en el punto medio está la virtud. Pues en esto ocurre lo mismo; descarta las sillas de escritorio ergonómicas hechas solo con materiales duros (no son cómodas), pero tampoco te inclines por un exceso de acolchado, ya que tenderá a deformarse con el peso de tu cuerpo y te impedirá adoptar una correcta postura cuando estés sentado.

El apoyabrazos 

Estos deben ser resistentes, puesto que en ellos descargamos nuestro peso al levantarnos o sentarnos. Asimismo, ten en cuenta que haya una altura y distancia entre ellos como para que al posar tus brazos queden en ángulo de 90º.

Las ruedas

Esto no es tan importante quizás, si bien todo dependerá del uso que vayas a darle. Es decir, si por ejemplo tienes que desplazarte un par de metros para coger carpetas de una estantería, son de agradecer, pues te ahorrarán tiempo y el esfuerzo de tener que estar levantándote y sentándote con frecuencia.

Si eliges una silla giratoria con ruedas, te conviene que tenga al menos 5 (una en cada pata). También está la opción de que cuenten con seguro para bloquear el movimiento del sillón.

La rotación

Son muy prácticas, sobre todo cuando se está trabajando rodeado de compañeros a los que tenemos que dirigirnos de vez en cuando. Estas sillas generalmente permiten un giro de 360º.

El tapizado

Más allá de la estética pura y dura, debieras contemplar que el asiento ergonómico que compres esté elaborado con materiales transpirables, para evitar el sudor y quedarte pegado a él.

Por supuesto que el cuero y la polipiel son muy atractivos, pero solo son aconsejables cuando ubiquemos el sillón en estancias ventiladas.

La adaptabilidad

Las sillas ergonómicas para oficina no son de postura fija, sino que pueden adaptarse al cuerpo mediante palancas, manillas y sistemas de extensión y reducción de distancias. Recuerda que la altura entre asiento y suelo debe permitirte posar en este tus piernas formando un ángulo de 90º.

Del mismo modo, la altura y la posición del respaldo deben propiciar que la parte baja de la espalda coincida con el soporte para las lumbares.

El montaje y mantenimiento

Solemos quejarnos de la odisea del montaje de los muebles de Ikea, con sus extensos folletos y sus miles de piececitas para encajar. Asegurémonos de elegir un modelo que vayamos a poder montar nosotros mismos sin muchas dificultades, para que todas las piezas queden bien encajadas sin sobrarnos ninguna. 

Además, esto jugará a favor a la hora de su limpieza. Más que nada de las ruedas, tan propensas a quedarse atascadas por el polvo, trocitos de papel, etc.

Aparte de todo lo dicho, ten también en cuenta estas cosillas:

  • La altura a la que debe quedar el asiento de la silla anatómica con respecto al suelo debe ser la cuarta parte de tu cuerpo
  • La elección del modelo de silla irá en función de tu profesión o particular uso (hacemos hincapié en este punto con lo de que tenga o no tenga respaldo)
  • Ten presente que la misma silla no siempre es útil para todos. Presta especial atención a las dimensiones para que se ajuste al máximo a tu espalda.

Cómo usar una silla cómoda para trabajar 

Quizás pueda sonar a chiste eso de explicar cómo sentarse en una silla. Y con razón, pero debido a los numerosos beneficios que pueden reportarnos los sillones ergonómicos si tomamos en cuenta la utilidad de sus componentes, creemos que merece la pena dejar por aquí unas sencillas pautas.

  1. Ubícate en el asiento. En primer lugar, siéntate en él para ver cómo te encuentras; si está muy alto, muy bajo…
  2. Ajusta la altura. Para ello, asegúrate de que las piernas toquen el suelo sin necesidad de estirarlas ni tenerlas muy flexionadas (en ángulo de 90º, como ya vimos)
  3. Regula el reposacabezas. Si tu silla ergonómica de escritorio lo tiene, adáptalo a tu altura para poder descansar el cuello en él.  
  4. Ajusta los reposabrazos. Por último, regula estos en función de la altura de tu escritorio. ¡Ahora ya puedes disfrutar de todas las ventajas y comodidades de tu súper sillón! 

Cuántos tipos de asientos ergonómicos existen en el mercado

Como ya hemos mencionado anteriormente, todo va a depender de para qué los necesitemos. No obstante, podemos clasificarlos en tres grupos básicamente:

  • Taburetes: Por lo general, tienen precios bastante asequibles, son cómodos, giratorios y de altura regulable. Algunos incluso cuentan con un pequeño respaldo para las lumbares. 
  • Sillas ergonómicas de rodillas: Estas no tienen respaldo tampoco, si bien permiten mantener la espalda en una buena postura, pues el asiento se inclina hacia delante. 

A decir verdad, son muy cómodas, puesto que las piernas quedan flexionadas y las rodillas apoyadas en un soporte. El inconveniente es que tienen precios más elevados.

  • Sillas ejecutivas de oficina: Son las más vendidas y el no va más en cuanto a comodidad, de manera que resultan perfectas para todas las edades y usos. Se ven mucho en oficinas. Aun así, no fortalecen la espalda, ya que el peso del cuerpo cae sobre el respaldo.

Beneficios de utilizar un asiento ergonómico para oficinas

Venimos comprobando a lo largo de nuestra guía que no se trata de unas sillas cualquiera, y que más allá de su propia comodidad nos ayudan en cierto modo a aliviar (o no padecer) los típicos dolores de espalda, cuello y hombros que nos sacuden cuando tenemos que pasar muchas horas sentados estudiando o trabajando. ¿Y esto por qué? Pues muy sencillo:

  • Contribuyen a corregir la mala postura. Su diseño ergonómico hace que el cuerpo se ajuste a la posición natural cuando está sentado, proporcionando un soporte adecuado a cuello y espalda.
  • Una postura correcta libera la presión ejercida sobre la médula cuando se está sentado.  
  • Los modelos ergonómicos son ajustables, tanto en la altura como en la inclinación. Gracias a esto, podremos cambiar de posición sin problemas según las circunstancias. 
  • Su uso evita estar en posiciones estáticas por periodos de inactividad prolongados. Ayudan a disminuir la presión, distribuir el peso y mantener el cuerpo relajado durante esas largas sesiones en que nos vemos obligados a permanecer sentados.

Con esto nos despedimos por hoy. Esperamos que nuestra review enfocada en las mejores sillas ergonómicas de 2020 te haya servido de utilidad.

Comparativa de las mejores sillas de oficina ergonómicas

La más vendida

Songmics

La que nos pedimos

Silla giratoria CLP Kolumbus

La más barata

Intimate