Saltar al contenido

¿Cuál es el mejor tensiómetro del 2020?

Solo en España, el 25% de la población es hipertensa en distintos grados, lo cual influye en el desarrollo de enfermedades coronarias. Este problema está ligado muchas veces al sobrepeso y el sedentarismo, por lo que contar con el mejor tensiómetro para controlarlo desde casa es una buena idea.

Pero con ello no basta, lógicamente. Habría que llevar también una dieta saludable y practicar ejercicio. No obstante, hoy nos centraremos en las posibles dudas acerca de cómo se toma la tensión en un tensiómetro, sus principales beneficios y otras muchas cuestiones relacionadas con estos aparatos.  

Por supuesto, tenemos preparado un listado con los 5 modelos más recomendados por sus características, y es que, cuando se trata de cuidar de nuestra salud, hay que informarse bien de todo y apuntar siempre a lo más alto.

Tensiómetros
Tensiómetros

1. OMRON M3 – En el que la mayoría confía

Con capacidad para 2 usuarios y muchas otras ventajas, se trata del tensiómetro más vendido del mercado. Este aparato, de sencillo manejo, cumple con las normas de la Sociedad Europea de Hipertensión para garantizar la fiabilidad de sus mediciones. Dicho de otro modo, está validado clínicamente.

El Omron M3 funciona con 4 pilas tipo AA o bien mediante adaptador. Cuenta con pantalla LCD de fácil lectura, a través de la cual vigilar la tensión de modo confiable. Asimismo, dispone de un brazalete Intelli Wrap de 22 – 42 cm que se adapta a la mayoría de los brazos.

Gracias a dicha tecnología, se logra información precisa. Por otra parte, cabe destacar la detección del movimiento corporal y el promedio de 3 lecturas consecutivas en los últimos 10 minutos (60 memorias en total).

El indicador LED de ajuste del brazalete confirma que este está colocado correctamente en el brazo, es decir, ni demasiado flojo ni demasiado apretado.

Lo que se le echa en falta es una fundita para guardarlo y transportarlo. Por lo demás, no le vemos inconvenientes.

Nuestra conclusión:

Por su marca, por su sencillez de uso, por su facultad para registrar datos de dos personas y otros cuantos extras…sin duda, nos encontramos ante uno de los mejores tensiómetros digitales de brazo que existen hoy día.

PROS

  • Realiza promedio de mediciones
  • De fácil manejo, ideal para mayores
  • Detecta movimiento corporal
  • De marca reconocida

CONTRAS

  • No incluye funda para guardarlo

2. A&D Medical – Alta fiabilidad, por muy poco dinero

Para ser uno de los tensiómetros digitales más baratos, tampoco está nada mal, lo único es que este tiene el brazalete más estrecho (de 22 a 32 centímetros) y capacidad para 30 memorias.

Su interfaz también es sencilla, pues bastará con presionar un botón para obtener los valores. Otro punto a favor de las personas mayores: los números son bastante grandes y el fondo de la pantalla es blanco, asegurando así un mejor contraste.

Tras la medición, en caso de hipertensión, el A&D Medical da el aviso de alarma mediante una escala de colores que marca los límites entre los parámetros normales y los más elevados.

Aparte, este modelo puede medir el pulso cardíaco, avisando de arritmias en caso de haberlas, incluida la fibrilación auricular. Funciona tanto a pilas como enchufándolo a la corriente y trae 5 años de garantía.

La única pega es que no se le puede poner fecha a los datos registrados. Pero bueno, puestos a comprar un tensiómetro low cost, siempre cabe esperarse que no incluya todo.

Nuestra conclusión:

Nos gusta porque solo es cuestión de ponerse el brazalete, pulsar el botón, y listo. La pantalla es enorme y las cifras se ven perfectamente, con lo cual, por una inversión mínima, es uno de los aparatos para medir la tensión más recomendados para los mayores.

PROS

  • Validado clínicamente
  • Tiene un precio formidable
  • Con 5 años de garantía
  • Almacena hasta 30 lecturas

CONTRAS

  • No se le puede poner hora ni día

3. OMRON M7 Intelli IT – Lo mejor de esta firma

Como no podía ser menos, el OMRON M7 Intelli IT cuenta con todas las ventajas de los ​mejores equipos para medir la tensión, y es que esta marca es líder en dispositivo médicos caseros y no deja nunca de innovar.

Es el modelo perfecto para los amantes de las últimas tecnologías. Con él, no solo podremos obtener y guardar los niveles de dos personas, sino compartirlos, ya que se puede conectar al smartphone a través de una sencilla aplicación. 

Su brazalete inteligente puede adaptarse a brazos de contornos entre 22 y 42cm, así como detectar latidos irregulares. Este aparato conlleva un inflado cómodo y controlado que no requiere ajustar previamente la presión ni volverlo a inflar.

Es posible usarlo con pilas o enchufándolo.

En definitiva, se trata de un compacto monitor de presión arterial al que no se le puede poner ni una pega. Y además, por si te interesa echarle un vistazo, tienes una nueva versión de este equipo, el OMRON Healthcare X7 Smart

Nuestra conclusión:

Aparte de contar con las funciones básicas de cualquier instrumento de esta clase, la conexión bluetooth es bastante útil para hacer el seguimiento desde el móvil. La verdad es que es se trata de un tensiómetro de última generación la mar de práctico, al que damos un 10.

PROS

  • Con manguito inteligente y bluetooth
  • Memoria para dos usuarios
  • Detección de latidos irregulares
  • Brazalete de 22 a 42 cm

CONTRAS

  • No le vemos falta alguna

4. MEDISANA BU546 – El tensiómetro con mejor relación calidad precio

Medisana es otra de las casas especialistas en el sector que igualmente goza de muy buena fama. De ahí que entre las listas de los mejores tensiómetros de la actualidad siempre nos topemos con el BU546 Connect.  

Se trata de un dispositivo médico diseñado para medir la presión arterial en la parte superior del brazo, diseñado con dígitos luminiscentes de gran tamaño para facilitar la lectura. Cuenta además con clasificación de los valores mediante código de colores. 

En su pantalla se muestran sístole, diástole, pulso, fecha y hora. Este artículo está provisto de un brazalete para brazos de entre 22 y 42 centímetros de perímetro, así como indicador de arritmias y 120 espacios de memoria para cada usuario (hasta 2).

Otra de sus grandes ventajas es la transferencia de datos vía Bluetooth® Smart al portal VitaDock y a la App VitaDock +. El Medisana BU 546 se suministra con una práctica bolsa de almacenamiento para su transporte fácil y seguro, más las 4 pilas para su uso.

A priori, no le vemos nada en contra, aunque rebuscando por ahí, dimos con alguien que opinaba que la sincronización con FIT se podría mejorar un poco.

Nuestra conclusión:

Gracias a la función bluetooth, los datos se pueden analizar y evaluar cómodamente, puesto que estarán accesibles siempre y en todas partes. En resumen, un tensiómetro recomendable, con un precio por debajo de su categoría.

PROS

  • Con práctica bolsa para guardarlo
  • Almacena hasta 250 mediciones de 2 usuarios
  • Amplia pantalla y números grandes
  • Modelo de altísima fiabilidad

CONTRAS

  • Dicen que la sincronización con FIT es mejorable

5. RIESTER 1362 – Al estilo convencional

Para finalizar, queríamos incluir un tensiómetro aneroide. O lo que es lo mismo, de esos de toda la vida y que nunca faltan en las consultas médicas por tratarse de los de mayor fiabilidad.

Este ejemplar de la casa Riester está dotado de tubo y carcasa de aluminio, material que proporciona una excelente resistencia. Su membrana endurecida hecha de aleación de cobre-berilio soporta sobrepresiones de hasta 600 mmHg.

Por otro lado, dispone de un microfiltro que protege la válvula de purga y el sistema de medición, y una pera de inflado fabricada con látex resistente. Hablamos de un equipo alemán de fácil lectura, con un error máximo de +- 3 mmHg y con validación BHS para el uso clínico.

La precisión de esta herramienta médica solo puede ser comparable a la de los aparatos de mercurio. Además, aunque su durabilidad es casi ilimitada, tiene una garantía de 5 años, por lo que no podemos decir ni “mu” en detrimento del Riester 1362.

Nuestra conclusión:

Nos parece muy interesante tanto por la calidad de los materiales como por la precisión y claridad de la marcación del reloj. Comprar el Riester y tener un medidor de tensión para toda la vida, es un tiro único que bien merece la pena.

PROS

  • La perilla es de látex resistente
  • De increíble precisión
  • Viene con estuche protector
  • Todos los materiales son de alta calidad

CONTRAS

  • Ninguna, es un buen tensiómetro clásico

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un buen aparato para medir la tensión?

Una vez visto dónde se compran los mejores equipos para medir la tensión, quizás te estés planteando renovar el tuyo. Tanto si es así como si va a ser el primero que caiga en tus manos, recuerda prestar atención a estos factores:

  • Que esté homologado por la OMS – Por total garantía

​A la hora de realizar el seguimiento de nuestra tensión, para obtener los datos más fiables, es necesario hacerse con un equipo que cuente con la función de diagnóstico respecto a los valores recomendados por la OMS.

Esta cualidad está presente en todos los modelos que hemos analizado, de manera que podrás fiarte al cien por cien de cualquiera de ellos.

  • ​La precisión de medida – Para extraer los datos más exactos

​Si queremos alcanzar la máxima fiabilidad de las máquinas para la tensión más sencillas, hay que saber dominarlas perfectamente. Esto pasa por el hecho de colocar correctamente sobre la arteria el sensor del manguito. 

De un tiempo a esta parte, los fabricantes se han esmerado en facilitar este asunto, creando un sistema de precisión de 360º alrededor de la superficie del brazalete. Fíjate en este punto antes de hacer tu pedido.

  • Los registros – Chao al bloc de notas

Son bastantes los usuarios que, por recomendación médica, precisan anotar constantemente sus cambios de presión arterial durante largos periodos de tiempo. En estos casos, lo ideal es optar por un aparato que posibilite el mayor número de registros en su memoria. De esta manera, podremos mostrárselos directamente.

  • ​Que pueda grabar datos de varios usuarios – Otra práctica función

​En muchos hogares, el tensiómetro es un artículo a compartir entre los diversos miembros de la unidad familiar, de ahí la importancia de elegir uno con opción al registro de valores por separado. Tenlo en cuenta, aparte de todo lo dicho, si esas son tus circunstancias.

  • ¿Cuántos tipos de equipos para medir la tensión existen? 

Son muchos los que también se preguntan aquello de “cuánto dinero debería gastarme en un aparato para medir la tensión”. Pues bien, como ya hemos visto a través de nuestro ranking, dependerá de la clase de aparato. En líneas generales, podemos agruparlos así:

  • Tensiómetros manuales: Son los más económicos. El problemilla de estos modelos es que se necesita cierto nivel de conocimientos a la hora de manipularlos, para obtener mediciones que se ajusten bien a la realidad.
  • Tensiómetros digitales: Con ellos, no hace falta escuchar por el estetoscopio o el manómetro. Además, esta modalidad tiene la ventaja de anotar en la memoria todos los datos extraídos de la operación.

Ahora bien, atendiendo a otros aspectos como el lugar desde el que hacer el chequeo arterial o la edad del paciente, los clasificaríamos de la siguiente forma:

  • ​De brazo: Es el tensiómetro convencional y uno de los más precisos entre los manuales, aunque el usuario requerirá la ayuda de otra persona para llevar a cabo la medición. 
  • ​De muñeca: Se trata de un tensiómetro eléctrico con correa para ajustar a la muñeca.
  • ​De dedo: Esta modalidad cuenta con un aro por el que introducir el dedo. Hay versiones que llevan un clip para colocar en la yema, en lugar de dicho aro. Son aparatos fáciles de usar e ideales para llevarlos de viaje.
  • ​Con Bluetooh: La ventaja de estos modelos con conectividad para dispositivos como iOS o Android es la capacidad para realizar transferencias de datos. Así pues, los resultados se pueden mostrar en el dispositivo que se ha sincronizado.
  • ​Pediátrico: Están adaptados a niños cuyas edades oscilan entre los 2 y los 6 años.
  • ​Infantil: Son muy parecidos, pero en este caso el brazalete es más grandecito. Se emplean a partir de los 6 años
  • ¿Cuál es la diferencia entre un tensiómetro digital y uno analógico?

Ambos cumplen bien su función. La diferencia está en que el analógico (el que siempre usa el personal sanitario) funciona mediante un brazalete hinchable, un manómetro con el que medir la presión y un estetoscopio con el que controlar los sonidos derivados de la sístole y la diástole. Con estos se consiguen resultados de gran precisión.

En cuanto a los digitales, la mayor ventaja es que pueden ser utilizados por cualquier persona hipertensa, aunque no sea especialista en la materia, dado que son muy fáciles de usar. Además, no es necesaria la ayuda de nadie para su uso.

Con esto ponemos fin a toda nuestra información relativa al mejor tensiómetro. Esperamos no habernos dejado nada en el tintero y que este post te haya sido útil.

Comparativa de los mejores tensiómetros calidad precio del mercado

La más vendida

OMRON M3

La que nos pedimos

OMRON M7 Intelli IT

La más barata

Tensiómetro de brazo A&D Medical